domingo, 31 de agosto de 2014

Flor de fuego - Por Felipe Llanas Moreno

Photo by Vanessa Paxton

El ser desasido del cuerpo busca cobijo en cualquier ínfula, por extraño que parezca. La consciencia en maromas trama la mentira que se pronuncia en secreto, pero que todos comprenderán, adaptándola como acta de nacimiento. Una parábola de lo eterno que nunca ha llegado ni se irá; un cansino caminar hacia el recuerdo, esquivando al presente con excusas, con locura, con un canto muerto, tal como acontece al sol primigenio, portento ignorado, sumido en la altura por el desprecio. Así, en ésta forma, de ésta manera. Toda acción es comando. Todo sueño cofradía. ¿Qué sabemos? ¿Cuánto hemos olvidado? ¿Qué soy éste día que mañana ya no seré? Aleluya –clamor en éxtasis de alegría pordiosera. Ah, cómo honran la farsa con ornato, cómo viven en su muerte quienes humillaron al instante-. El camino siempre espera al paso, su rey soberano. Y las huestes malditas asolarán al mundo con la verdad, iniciando enseguida su asueto revolucionario. Ea, que lo incierto no se encuentra, que ha envejecido en consecuencias. Y que el viraje de la espera aún corteja al iluso. Lo secuestra.


Flor de Fuego
Agosto y 2014. Por Felipe Llanas Moreno

©2014-paginasmexicanas®

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada