martes, 2 de diciembre de 2014

Desde donde se posan...






Desde donde se posan las águilas,
desde donde se yerguen los jaguares,
el Sol es invocado.

Como un escudo que baja,
así se va poniendo el sol.
En México está cayendo la noche,
la guerra merodea por todas partes,
¡Oh Dador de la vida!,
se acerca la guerra.

Orgullosa de sí misma
se levanta la ciudad de México-Tenochtitlan.
Aquí nadie teme la muerte en la guerra.
Ésta es nuestra gloria.
Éste es tu mandato.
¡Oh Dador de la vida!
Tenedlo presente, oh príncipes,
no lo olvidéis.
 
¿Quién podrá sitiar a Tenochtitlan?
¿Quién podrá conmover los cimientos del cielo...?
Con nuestras flechas,
Con nuestros escudos,
está existiendo la ciudad
¡México-Tenochtitlan subsiste!.




Los yaocuícatl, o cantos de guerra, celebraban las victorias conseguidas e impulsaban a los combatientes para obtener nuevos triunfos. Son las composiciones en las que se proclama la significación de la guerra, la gloria y el poderío de los mexicas y se hace también, a veces, recordación de los héroes. 

Numerosos son los yaocuícatl que proceden de México-Tenochtitlan. Allí se ponderaba con frecuencia el significado cósmico de las guerras floridas, para mantener la vida del sol.

 
©2014-paginasmexicanas®

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada