jueves, 11 de diciembre de 2014

Virgilio Caballero en la FIL dedica homenaje a los 43 normalistas de Ayotzinapa

Virgilio Caballero llegó al Auditorio Juan Rulfo y la concurrencia lo recibió con un largo aplauso. Luego de escuchar el breve homenaje que la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) le dedicó al fallecido periodista Vicente Leñero, Caballero elogió la escritura del autor de "Periodismo de emergencia" y, diciéndose agradecido por el gran honor de que fue objeto su persona y su trabajo, hizo extensivo el homenaje a los 43 jóvenes normalistas de Ayotzinapa que, sin pretenderlo, dieron una vuelta a la página de la historia reciente de México.

"Aunque ellos eran jóvenes luchadores sociales, preocupados por el destino de México, no imaginaron nunca que sus nombres y sus rostros desenmascararan como nunca antes la distancia incalculable que existe entre la cúpula antidemocrática y el pueblo al que dice gobernar".

Caballero dijo que la ley para criminalizar la protesta social, que el Congreso está a punto de aprobar, confirma que no sólo es verdad lo que dijeron que ocurrió con los 43 normalistas, sino que aumentarán y profundizarán, con sangre y con cárcel, la protesta nacional, elemento fundamente de la circunstancia del país.


LOS MEDIOS DEL ESTADO SON DE LA SOCIEDAD

En su discurso, Virgilio Caballero resaltó que los medios que son propiedad del Estado deben realizar la tarea informativa como medios de la sociedad, pues, en última instancia, el Estado no es otra cosa que la sociedad que se organiza a sí misma para vivir y reproducirse como su voluntad lo determine.

Resaltó que, más que la necesidad de conocer las entrañas de los conflictos sociales, los medios sustentados en el presupuesto gubernamental atienden las imposiciones propagandísticas, los criterios oficiales y las necesidades políticas, mediatas o inmediatas, de los funcionarios públicos.

"Esos medios se olvidan que el Estado es ante todo la sociedad y que deben servirla antes o aún en contra del gobierno. Tengo muy claro que la descripción que acabo de hacer, respecto a la prioridad que el periodismo y la comunicación deben dar al interés social, es el conflicto mismo, esencial, de todos los medios. También los empresariales, que son, con lamentable frecuencia, más oficialistas y tendenciosos que los que sostienen los gobiernos".

Acentuó que no es casual que en los últimos 40 años los gobiernos, nacional y estatales, hayan invertido cientos de veces más en publicidad en los medios mercantiles que en los presupuestos que deben entregar por obligación a los medios del servicio público.

"Tan sólo el año pasado, el Gobierno federal gastó cinco mil millones de pesos en promocionarse en las dos televisoras mercantiles nacionales y menos de 900 millones para sostener presupuestalmente a la totalidad de sus medios de televisión y de radio. El gasto total, incluyendo la publicidad pagada por todos los gobiernos de la República, rebasó los 20 mil millones de pesos, de acuerdo con cifras oficiales".

Apuntó que tal diferencia explicaría en buena medida que la voz y los voceros del gobierno sean los medios electrónicos mercantiles y no los canales 11 y 22, por ejemplo.

Adujo que en 2013, cuando se discutía en el Congreso la reforma en Telecomunicaciones, los medios gubernamentales de los estados, organizados en una asociación nacional, no dijeron ni media palabra, ni hicieron el menor pronunciamiento sobre el destino que les deparaba la nueva legislación.

"Otra vez el abandono y casi el desprecio total. La ley secundaria de Telecomunicaciones dejó fuera las definiciones de los medios públicos: respeto a contar con independencia editorial, autonomía de gestión financiera, capacidad para buscar sus propios recursos, además de los presupuestales, y condenó a la inopia y a la persecución judicial a los medios comunitarios y a las radios indígenas".

Sin embargo, comentó que en ese terreno se han podido construir sistemas de radio y televisión que a través del ejercicio del periodismo de investigación y del respeto a la inteligencia del público han sido medios de la sociedad, con la sociedad y para la sociedad.

Puso de relieve que si los medios del servicio público no contribuyen a fortalecer la democracia, a procurarla, a impulsarla, a explicar la vida, a discutir y comprender las contradicciones políticas y sociales, a dar la voz a las comunidades y a los pueblos, a mover el pensamiento y la liberación colectivos, no tienen razón alguna para existir.

Con información de: Noticiasnet 


©2014-paginasmexicanas®

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada