sábado, 16 de enero de 2016

Tamaulipeco de izquierda - Por Raúl Sinencio Chávez



Autor de numerosas obras bibliográficas –que van del ensayo a la narrativa--, Gerardo Unzueta Lorenzana destaca como intelectual de ideas avanzadas. Congruente e incorruptible, lucha por ellas y desde la izquierda contribuye a democratizar el país. En intensa labor, mantiene además vivos los vínculos con Tamaulipas, su entidad de origen.
 
ESTIPENDIOS
 
Gerardo nace en Cecilia, ahora Ciudad Madero, el 3 de octubre de 1925. Por actividades sindicales, al padre lo expulsan de la industria petrolera, dominada por capitales extranjeros. Ante ello, la familia se traslada a la Ciudad de México. Sin ignorar el precio de la disidencia, Unzueta Lorenzana ingresa al Partido Comunista Mexicano (PCM) muy joven. Pronto forma parte del núcleo directivo que rompe con el dogmatismo y asume posturas críticas frente al gobierno y la Unión Soviética, algo entonces inusitado.
 
También de afanes periodísticos, la prensa tamaulipeca y de otros estados reproduce sus artículos de fondo. Inicia en publicaciones independientes y dirige órganos informativos de carácter partidista. Consigue entrevistar a Ernesto “Che” Guevara recién triunfa la Revolución Cubana, lo que grabado en disco alcanza varias ediciones.
 
Las simpatías con el movimiento estudiantil y popular lo vuelven preso político de 1968 a 1971. Recorre Tamaulipas en 1976 junto a Valentín Campa Salazar, aspirante presidencial del PCM, privado de registro. La Reforma Política de 1977 legaliza a los comunistas y dos años más tarde Gerardo se convierte en combativo legislador de la cámara baja. Conducta invariable en aquellos tiempos, lo mismo que el resto de la bancada Unzueta Lorenzana dona íntegros los estipendios parlamentarios a su propio agrupamiento, proporcionándole éste modesto sueldo.
 
DESARROLLO
 
Al fusionarse el PCM con organizaciones afines, en la siguiente década surge el Partido Socialista Unificado de México (PSUM). A instancias suyas, Gerardo desarrolla intensa actividad en suelo tamaulipeco. Sostiene la candidatura a senador en 1982. Disputa un año después la alcaldía de Tampico, distrito por el que contiende en los comicios federales de 1985 y resulta diputado plurinominal. La coalición del PSUM con los partidos Mexicano de Trabajadores y Revolucionario de los Trabajadores en 1986 lo postula candidato a gobernador.
 
Fuertes iniquidades marcaban aún las acciones proselitistas. Sobre todo en procesos locales, disponía la oposición de magros financiamientos públicos, reservándose el oficialismo indebidas ventajas. Carentes de autonomía las autoridades electorales, fraudulentas prácticas coartaban el voto libre.
 
No obstante, Unzueta Lorenzana evita repliegues sectarios y denuncias puramente testimoniales. Al contrario, impulsa campañas acaso con las propuestas de mayor solvencia vista por Tamaulipas, insertándose una izquierda de nuevo tipo en cargos representativos. Basadas en la modernización democrática, Gerardo diseña y expone alternativas serias al desarrollo excluyente que presenta el terruño.
 
VICIOS
 
Por ejemplo, plantea regenerar la otrora pestilente laguna del Carpintero de Tampico y transformarla en sitio recreativo. Proyecta a la vez estrategias concretas para comunidades rurales de alto rezago. Lo equivalente hace respecto de los déficits socioeconómicos en la zona fronteriza con EUA. Aunque desvirtuándolas, algunas de las referidas elaboraciones hallan eco luego en programas del gobierno.
 
Lejos de poses electoreras, con espíritu de servicio desempeña el puesto legislativo. Ayuda en forma solidaria a compañeras y compañeros. Materializa iniciativas que buscan mejorar las condiciones de vida en Tula. Por conducto de él, artistas del sureste tamaulipeco reciben fondos económicos que el Instituto Nacional de Bellas Artes suministra para cierta revista especializada.
 
A los noventa años de edad, fallece en la Ciudad de México el 10 de enero de 2016. Quedan los coterráneos debiéndole merecido reconocimiento. La trayectoria de Gerardo Unzueta Lorenzana contrasta hoy con nuestra vida política, escasa de propuestas constructivas, pero sobrada de lamentables vicios.

Por Raúl Sinencio Chávez
Publicado en La Razón, Tampico, Tamps., 15 enero 2016


 ©2016-paginasmexicanas®

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada