viernes, 29 de junio de 2012

El Penacho de Moctezuma


El Penacho o Quetzalli de Moctezuma se ha convertido en una leyenda para el pueblo de México. En el Anáhuac, los tlatoanis, o “hombres que hablan con sabiduría”, usaban dos tipos de coronas, el copilli hecho de metal preciosos de oro, representación mineral del sol y, el copilla quetzalli hecho de plumas de quetzal adornado con joyas preciosas engarzando completamente en una corona de oro.

El copilli quetzalli era símbolo del poder espiritual y político, y era usado en las ceremonias sagradas por el tlatoani. Las plumas en los penachos eran símbolos de conocimiento y de jerarquía de acuerdo al número de ellas; por lo tanto, el copilli quetzalli era para el uso exclusivo del Tlatoani, como máximo sacerdote en la ciencia de la espiritualidad y como representante del Supremo Consejo de Gobierno de la Gran Confederación del Aháhuac.

El copilli quetzalli, como muchas otras cosas, no eran de la pertenencia personal de tlatoani, sino eran objetos heredados de sus antecesores, por lo que este copilli pudo ser heredado y usado también por Cuitláhuac y por Cuauhtémoc, pero se le conoce como el Penacho de Moctezuma, ya que este Gran Señor se encontraba en la encrucijada histórica al momento de llegar los españoles. En la cultura científica de nuestros viejos abuelos, el conocimiento de la energía universal y sus manifestaciones eran fundamento para su evolución. Ellos consideraron que esta energía cósmica por sí sola crea la vida... por sí sola integra la Mente Maestra, Universal, que ha establecido leyes que el ser humano debe atacar para vivir en armonía. Para nuestros abuelos nahuas nuestra Madre Naturaleza se manifiesta inteligentemente y para ella no existen las casualidades, porque la energía se sujeta a la LEY DE LA CAUSA Y EFECTO Y DEFECTO DE LA MISMA CAUSA: la Ley del Círculo o de la Serpiente que se basa la cola.

Por lo tanto, el penacho de Moctezuma inició un viaje necesario para la manifestación de la Ley de la Ciclicidad, y de acuerdo a ésta debe regresar a su lugar de origen, México. El regreso del penacho de Moctezuma es el milagro esperado por los mexicanos porque cierra el ciclo del poder político español y reabre el ciclo el ciclo del poder político y espiritual del pueblo de México

Recordemos que Hernán Cortés secretamente enviaba oro a su padre radicado en España, porque su familia era extremadamente pobre. Con la complicidad de Antonio de Quiñones, Cortés envía, a espaldas de Carlos V, el oro a su padre que llega a convertirse en el más grande prestamista de la corona. Cortés ordena una navegación que Alonso de Avila y Quiñones han de hacer en forma secreta el 20 de diciembre de 1522; reciben órdenes de salir por Veracruz y ahí viajar por el Canal de las Bahamas sin detenerse, pero desobedecen y desembarcan ahí. Después siguen su viaje hacia la isla “La Tercera”, ahí deciden meterse a una cantina donde Quiñones conoce a una mujer quien le mete una cuchillada en la cabeza y muere. Alonso de Avila se queda solo al mando de las dos naves. Va hacia España pero lo intercepta Juan Florín, corsario francés, quien se lleva los barcos tomándolo preso. En el mismo viaje Juan Florín captura otro barco que viene de Santo Domingo y se lleva el botín a Francia. En este tiempo Francia y España están en guerra.



El Rey de Francia se da cuenta de que debido a las riquezas de la Nueva España.... se sostiene la guerra, porque la riqueza contenida en los tres barcos así lo comprueba. Y se entera que el Papa había repartido esa parte del mundo entre España y Portugal, haciendo el comentario de que “cómo habían partido el mundo entre España y Portugal sin darle parte a él.... Y que por esta causa era lícito robar”.

Juan Florín regresa a su vida de pirata y cae preso en Sevilla y lo llevan a la Casa de Contratación para presentarlo al Rey de España. Florín informa al Rey de los barcos por él capturados y entregados al Rey de Francia. A Florín lo mandan a Puerto del Pico y lo ahorcan. El Rey cita al obispo de Burgos para aclararlo todo y, éste a su vez cita a Hernán Cortés: Quedando este como traidor a España y repudiado por el Rey en el capítulo 159 de los relatos de Benal Díaz del Castillo (soldado y cronista español, que participó en la conquista de México, cuya gesta ha relatado en su Verdadera historia de los sucesos de la conquista de Nueva España). El historiador se refiere a las pertenencias de Moctezuma Xocoyotzin capturadas por Florín, como “la recámara de Alonso de Avila”, porque éste iba al mando de los bosques.

En 1522 al Rey de Francia no le interesan las plumas, en Europa sólo interesa el oro. Así que alguien de la corte real se queda con aquel adorno de plumas, sin poderlo identificar como lo que realmente es. Francia conserva el penacho aproximadamente 50 años. Luego las pertenencias de Moctezuma Xocoyotzin se van a una subasta pública. En Venecia las rematan, siendo el comprador la Familia de Ambrás, quienes a su vez son primos de Carlos V de la familia de los Borbones. Esto sucede aproximadamente en 1600, y está documentado en los archivos históricos de la familia de Ambrás que vive en El Tirol, Austria. Ellos son los propietarios legítimos de la recámara, las sandalias, el cetro, el Penacho de Moctezuma, entre otras cosas.

Fue hasta 1857, cuando la norteamericana Zelia Nuttal del Museo Peabody de Harvard, debido a sus investigaciones, identificó a Ferdinand de Tirol como heredero indirecto de Carlos V, y planteó que el penacho era parte de un atuendo completo del emperador mexica y a partir de entonces se identificó como el Penacho del Emperador.

El gobierno de México reclamó formalmente en 1991 a las autoridades austríacas la devolución del penacho, que ha permanecido casi quinientos años en Europa, sin obtener respuesta. Desde entonces investigadores, indigenistas e incluso descendientes directos de Moctezuma han luchado por su regreso con numerosas manifestaciones realizadas en Austria y Alemania. . Austria nunca ha cedido la pieza a México alegando su extremada fragilidad, pero también por temor a que jamás fuera devuelta.

Actualmente el Congreso mexicano estudia un protocolo para conseguir a préstamo la pieza que se encuentra en el Museo de Etnografía de Viena. A cambio del penacho, Austria ha pedido la carroza de Maximiliano. Eduardo Matos Moctezuma, quien estuvo acompañado por el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, José Ramón Cossío Díaz, insistió en que el tocado de plumas de quetzal, oro y piedras preciosas debe ser recuperado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, ya que, de acuerdo a la Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, es propiedad nacional, independientemente de cómo haya salido del País (por un robo o un regalo).

Que el gobierno mexicano consiga en préstamo el Penacho de Moctezuma no será una buena noticia, afirmó Eduardo Matos Moctezuma. El reconocido arqueólogo mexicano alertó que eso sería como admitir que Austria es el propietario de la pieza prehispánica. "Sería grave porque es una pieza que, haya salido como haya salido, sea o no un penacho, es una pieza prehispánica, es patrimonio nacional y si se consigue a préstamo solamente será como decirnos: 'véanlo un ratito y luego nos lo devuelven porque es de nosotros', y esto sentaría un precedente para todos los demás países que están que les sea devuelto su patrimonio cultural que les fue robado", dijo en una conferencia que impartió en Instituto de la Judicatura Federal

Matos Moctezuma hizo un recuento de las dificultades que desde antes de 1970 a habido para traer el tocado de plumas de quetzal y de oro y piedras preciosas. No es sencillo que el museo de Viena acepte, porque también sentaría el precedente para que todos los museos que exhiben patrimonio saqueado de otros países lo regresen. Sin embargo, más grave sería, dijo, que el gobierno mexicano reconozca que la pieza es de Austria.


Referencias

Tenochtitlan México , de Eduardo Matos Moctezuma
Historia General de las cosas de la Nueva España , Fray Bernardino de Sahagún
Bernal Díaz del Castillo (Capítulo 88)

©2012-paginasmexicanas®

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada