jueves, 26 de enero de 2012

Lydia Cacho y Roberto Saviano, ganan Premio Olof Palme


ESTOCOLMO - La periodista Lydia Cacho, que expuso hechos de corrupción en las altas esferas de la sociedad mexicana, y el periodista italiano Roberto Saviano, que desenmascaró a la mafia en su libro Gomorra, ganaron la edición 2011 del Premio Olof Palme el 23 de enero.

Saviano y Cacho recibieron el premio por "su incansable, abnegada y a menudo solitaria lucha por sus ideales y sus prójimos”, precisó la Fundación para la Memoria de Olof Palme, que además elogió a la dupla por demostrar "valentía extraordinaria" y "actuar a pesar del riesgo para sus vidas".

“Nos recuerdan la necesidad de mirar también a los países que consideramos democracias, países donde especialmente las mujeres y los niños son explotados de la forma más dura, esclavizados y destruidos con ayuda de las redes criminales globales, que también amenazan la democracia como sistema”.

Desde Gomorra, su libro éxito de ventas que revela las actividades de la poderosa mafia de la Camorra en Nápoles, Saviano, de 32 años, ha recibido amenazas de muerte en varias oportunidades, por lo que se ha visto obligado a vivir con protección policial las 24 horas del día.

Cacho, de 48 años, feminista, activista por los derechos humanos, periodista y escritora conocida por revelar los actos corruptos de funcionarios gubernamentales de alto rango, también ha recibido numerosas amenazas de muerte desde que en 2005 publicara su libro, Demonios del Edén, en el cual saca a luz las vinculaciones de importantes empresarios y políticos con una red de pedofilia.

El año pasado, Amnistía Internacional expresó su grave preocupación por la seguridad de la reportera, quie ha ganado numerosos premios, incluyendo el Premio Mundial de la Libertad de Prensa UNESCO.

Ambos recibirán el premio Olof Palme y una cifra de US$75 mil, la cual repartirán entre ambos, en una ceremonia que tendrá lugar en el parlamento sueco el 27 de enero.

El premio, que tiene por objetivo la promoción de la paz y el desarme y combatir el racismo y xenofobia, fue creado en memoria del primer ministro sueco Olof Palme, asesinado a balazos en febrero de 1986, poco después de salir de un cine en Estocolmo.


 Semblanza de una Gladiadora

 Es periodista, escritora y presidenta del Centro Integral de Atención a las Mujeres (CIAM), una organización que asesora y protege a mujeres y niñas víctimas de violaciones a sus derechos.


Nacida en la Ciudad de México el 12 de abril de 1963, Lydia Cacho Ribeiro recibió muchos premios por sus trabajos periodísticos. Se considera feminista y sus artículos y libros están relacionados con temáticas sociales y con los derechos humanos, especialmente los de la mujer.

En el año 2000 fundó en compañía de otras personas el Centro Integral de Atención a las Mujeres, CIAM Cancún, A.C. en Cancún, Quintana Roo. Este es un centro especializado de atención a mujeres, niños y niñas, víctimas de violencia doméstica y sexual.

Columnista política de La voz del Caribe, directora editorial de la revista Esta boca es mía: Apuntes de equidad y género, conductora del programa de televisión con el mismo nombre, colaboradora de opinión en el noticiero Detrás de la noticia, especialista en temas de violencia y género para la Agencia de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM), autora de varios ensayos sobre violencia y VIH-SIDA con la Universidad Laval de Québec y editorial Trillas y con la revista La ventana de la Universidad de Guadalajara, consejera de la Universidad del Caribe, cofundadora de la Red de Periodistas de México, Centroamérica y el Caribe, corresponsal de la agencia de noticias CIMAC, cofundadora de la Red Nacional de refugios para mujeres que viven violencia, dirige un centro de atención en crisis para mujeres víctimas de violencia en Cancún, Quintana Roo, certificado por el National Training Center for Domestic Violence, en Austin, Texas.

En 2004 publicó "Los demonios del edén: el poder detrás de la pornografía", un libro en el que denunciaba la participación de importantes empresarios en una red de pornografía infantil. Lydia Cacho saltó a la luz pública por la denuncia penal en su contra, por el supuesto delito de difamación que impuso el empresario libanés Kamel Nacif Borge en el estado de Puebla, y el posterior escándalo político que tuvo lugar al implicar al gobernador de Puebla y al empresario en una confabulación para violentar la ley en contra de la periodista.

Los delitos que denunció Cacho tuvieron lugar en Cancún (Quintana Roo) donde ella residía y donde fue secuestrada por elementos policiacos de Puebla y trasladada de manera ilegal a ese estado, por orden del gobernador de Puebla Mario Plutarco Marín Torres (PRI). Una vez en la ciudad de Puebla y después del escándalo público, fue puesta en libertad bajo fianza, aunque hasta agosto del año 2007

A partir de esta publicación, para la que recolectó testimonios de niñas sometidas a abuso sexual por parte de un empresario hotelero, Lydia Cacho comenzó a sufrir lo que Amnistía Internacional considera "acoso judicial".


"Nunca había explorado el tema del abuso sexual infantil, y menos el de la pornografía; descubrirlo fue echarme un clavado en lo más oscuro de la mente humana y de la capacidad de crueldad de algunos'', dijo en una entrevista con el diario mexicano La Jornada.

Desde el 2005, la periodista está con protección de la policía por las amenazas de muerte que recibe. En 2006 los medios publicaron unas conversaciones telefónicas entre un empresario y ciertas personalidades políticas. En ellas se escuchan los deseos de "callar" a Lydia Cacho e influir en el procedimiento por difamación en su contra. Entre las autoridades que participaban estaba el gobernador de Puebla, Mario Marín y el de Chiapas, Pablo Salazar Mendiguchia.

Después de su detención de 30 horas la periodista presentó una demanda contra el empresario y el gobernador. Finalmente, la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó que la detención y el arresto y las acciones posteriores a su liberación estuvieron permeados de corrupción.

Fue así como lo que empezó como una recopilación de testimonios terminó en una gran y peligrosa investigación. "Lo que hice fue tejer claramente cómo se vincula Succar Kuri -quien aparentemente es un pederasta con gusto por las niñas, como él mismo se califica-, con el lavado de dinero, el crimen organizado, las protecciones de poder y los miles de millones de dólares que deja el negocio de la pornografía infantil. Desentrañé un asunto de crimen organizado y eso en nuestro país es imperdonable".

Ahora, la periodista tiene que vivir a la sombra de una escolta que la sigue en todo momento. "Mi madre era francesa, y cuando yo era niña me decía que le asombraba mucho cómo en México teníamos la capacidad de negociar nuestra dignidad con tal de mantenernos libres. No estoy dispuesta, como periodista ni como mujer, a negociar mi dignidad para obtener mi libertad"

Fuentes : Infosur 

Reseña: Lydia Cacho Ribeiro. Revista Myriades.

©2012-paginasmexicanas®

Licencia Creative Commons

Lydia Cacho y Roberto Saviano, ganan Premio Olof Palme por Páginas Mexicanas se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasmexicanas.blogspot.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada