domingo, 24 de noviembre de 2013

Enrique Rentería y los ojos de los gatos - Por Moro


Poseo una biblioteca digital que no me alcanzaría la vida para leerla completa, sin embargo, los libros impresos en papel poseen un embrujo al cual no puedo ni quiero sustraerme. Suelo recorrer las librerías para comprar incluso, ejemplares que ya poseo en otros formatos. Sabedora de este punto débil de mi persona, la generosa Victoria me hizo llegar, de allende los México's, un ejemplar de "En los ojos de los gatos" de un autor desconocido para mí, Enrique Rentería.
Si bien tengo una gran afinidad con los protegidos de Bast, el título en sí no me impactó como para ponerlo a la cabeza de los libros en lista de espera, pero hete aquí que, al momento de salir hacia el trabajo y deteniéndome en la foto de la portada, lo tomé de sobre el escritorio para amenizar los tiempos muertos ... Craso error! ... Fue leer la primera página y la trama ... ya no me soltó hasta terminarlo!.
Es una melânge maravillosa de interesantes féminas de nombres mitológicos combinadas con las tumultuosas e idealistas protestas del '68, sangre y represión en una fascinante conjunción, cuyo resultado es una inteligente y atrapante trama.
Enrique plasma en esta obra, no sólo la historia de tres mujeres, sino el espíritu idealista cuyo epicentro estuvo en París en aquél famoso Mayo que propagó el ideal de libertad y rebeldía hacia los cuatro puntos cardinales.
Quedé profundamente impactado con la maravillosa Artemisa, (punto inicial de la tríada de féminas bautizadas cual personajes mitológico-literarios grecorromanos), que me llevó de su mano a recorrer los pintorescos barrios defeños, con sus históricos edificios y monumentos; con la cual sufrí por el atropello y destrucción del patrimonio histórico-cultural, desnudando el rasgo común a todos los violentos y salvajes gobiernos dictatoriales del Tercer Mundo.
Esa Artemisa, (inocente adolescente de hormonas alborotadas y sangre en ebullición), que descubre en un cortísimo período de tiempo su paso de niña a mujer, el nacimiento del amor, la música a go go, las protestas con tinte político-rebeldes, la muerte y la detención ilegal. Si hay un sentimiento que me despertó ese fragmento, es puro vértigo!
Como tempranamente le tocó aprender a la púber Artemisa, la juventud nada más termina si te la asesinan.
Siempre contenida por esa tía de lujo que es Lolita, fiel exponente de la generación de la era de Acuario, cultora del amor libre, de los museos, la experimentación con drogas psicodélicas y el genial virtuosismo del free jazz. 
Enrique sabe muy bien lo que escribe, atraviesa los años setenta y ochentas, y nos retrotrae a momentos de nuestra adolescencia. Nombra con exquisita precisión a músicos de la época, aún a los argentinos, (mejor dicho, sobre todo a los argentinos), que quien ésto escribe tanto disfrutó en aquellos difíciles tiempos.
Va de Celeste al flaco Spinetta, del local Litto, a los universales Silvio, Serrat o el en aquellos años emergente The Police, del profesor Sting.
Nos muestra un Universo en el cual flotan hechos atemporales, que son vividos y percibidos por estas tres generaciones de féminas, adentrándose y buceando en la psicología de los personajes; todas ellas mujeres sobrevivientes de su propio karma, (¿o será karma colectivo quizás?).
Vidas intensas, cruzadas por dolores, pérdidas y ausencias que, así y todo, seguirán omnipresentes en las tres generaciones.
Enrique nos pinta un universo de amazonas supervivientes, de adolescentes que paren y crían solas, de hombres fecundadores de figuras ausentes.
Libro y autor son ampliamente recomendables. En ningún momento decae el ritmo de la narración. Hechos y circunstancias  pasan de una generación a la siguiente y traspasan a cada una de las protagonistas hasta llegar  a la benjamina del trío.
Luego de tan amena e inteligente lectura, expreso a Enrique mis felicitaciones y agradezco a Victoria el haberme regalado tan valioso hallazgo literario.
Como bien decía Tía Lolita: "Si las páginas no aúllan ni sangran, ¿para qué escribir?". Pues bien, si ella hubiese tenido la oportunidad de leer la presente novela de Enrique Rentería, hubiese comprobado que ambas premisas se cumplen ... ¡y con creces!
La presente reseña está dedicada a Tía Lolita, rebelde, joven, hermosa y libre en su eterno vuelo lisérgico.
Y como coda, una de sus frases:

"Quien sueña, inventa de nuevo el universo"


Por Moro

©2013-paginasmexicanas®  

Licencia Creative Commons
Enrique Rentería y los ojos de los gatos por Moro se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en http://paginasmexicanas.blogspot.com.ar/2013/11/enrique-renteria-y-los-ojos-de-los.html.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada